dijous, 26 d’abril de 2012

Introducción a la Edad Media.


La Edad Media es un período histórico comprendido entre el siglo V y el siglo XV. Empieza el año 476 con la caída del Imperio romano del Occidente y su fin al 1492 con el descubrimiento de América. Suele dividirse en dos grandes períodos: la Alta Edad Media (del siglo V al siglo XV)  y Baja Edad Media (siglo XI al siglo XV).
En aquel período de mil años hubo muchos conflictos y problemas. Las invasiones y la progresiva decadencia de la Europa Occidental comportaron una disminución de los nacimientos y un aumento de los muertos. La mayoría de las personas que superaban los primeros años de vida no solían vivir más de 40 o 50 años. Las causas eran por epidemias, períodos de hambre, guerras…etc. En aquellos tiempos había más mujeres que hombres. Por eso muchos hombres se quedaban solteros y se hacían monjes.
Hacia el año 1000 esta situación comenzó a cambiar y se produjo un aumento progresivo de la población tanto a las ciudades como al campo. Las invasiones se habían acabado y por tanto había disminuido mucho la inseguridad. Se introdujeron mejoras técnicas en agricultura (el molino de agua, la arada, la rotación de cultivos…) y se recuperaron el comercio y la artesanía a las ciudades.
A la Edad Media la mayoría de la gente vivía en el campo. Las ciudades medievales comenzaron a ser importantes a partir del siglo X para su actividad comercial y cultural. El aumento de la población europea a partir del siglo X, también explica la construcción de nuevos barrios a las ciudades existentes y la creación de nuevas ciudad. Las ciudades medievales tienen una serie de elementos comunes:
·         Las murallas que dibujan el contorno de la ciudad.
·         El mercado, primero situado a las afueras y más tarde a una plaza del centro de la ciudad.
·         La iglesia construida cerca del mercado.
·         El castillo, la fortaleza o el monasterio estaba situado en la parte más alta de la ciudad.

Las calles eran estrechas sin ningún orden. Dentro de estas ciudades había barrios, hospitales, conventos, iglesias...etc.
A la Edad Media, la Europa occidental se implantó un sistema político, económico y social conocido como el feudalismo.
El sistema feudal tiene origen en el imperio de Carlemany y en la situación de inestabilidad provocada por las invasiones de normands, musulmanes…etc.
Los monarcas, incapaces de defender el territorio, daban las tierras a los señores feudales, nobles y eclesiásticos. A cambia, estos habían de jurarles fidelidad y ayudarles en las empresas militares.
La población, formada por los campesinos, vivían atemorizados por las guerras y las invasiones. Su máxima preocupación era sobrevivir.
En la Edad Media había un estilo artístico, el arte románico. El peso enorme de la religión cristiana en la sociedad feudal se originó unas manifestaciones artísticas esencialmente religiosa (iglesias, monasterios, imágenes y pinturas).